avisos de inmuebles

Web inmobiliaria

Paginas de alquiler de apartamentos

Paginas de venta de apartamentos

Buscador de inmuebles

Manual de gestion inmobiliaria

Centros de gestion inmobiliaria

Gestion inmobiliaria por telefono

Gestion inmobiliaria web

Oferta de inmuebles

Alquiler sin inmobiliaria

Alquiler de casas por inmobiliaria

Alquiler de apartamentos por inmobiliaria

Alquiler de pisos por inmobiliaria

Solares

Villas

Bienes raices

Entendemos por bienes raices a un sinónimo de bienes inmuebles, o inmuebles solamente; el mercado de bienes raíces implica un negocio, en ocasiones millonario, y es por eso que son muchos los intereses que se gestan alrededor del mismo. Muchos se preguntarán cómo funciona realmente este tipo de negocios, la respuesta no es tan sencilla, detrás del alquiler, la venta y la compra de propiedades o terrenos existen intereses múltiples que no solo involucran al vendedor y al comprador, sino también a terceros. ¿Quiénes son esos terceros?, nada más y nada menos que los agentes inmobiliarios. Las inmobiliarias son las que “mueven” el mercado de bienes raíces, a través de ellas podemos encontrar un comprador para nuestra vivienda o, nosotros, como clientes, podemos acudir a ellos si deseamos encontrar la propiedad ideal.

bienes-raices-viviendasÉticamente, son los martilleros quienes deben aconsejarnos sobre qué los que más nos conviene a la hora de invertir nuestro dinero, pero, lamentablemente, esto no siempre sucede. En el negocio de bienes raices debemos estar atentos a todo: condiciones del lugar, precio del inmueble y demás características que influirán en el resultado de la transacción. Las inmobiliarias poseen un amplio espectro a la hora de comercializar o promocionar sus inmuebles, éstas pueden ser, nacionales, regionales o internacionales y es por ello que se manejan con diferentes técnicas persuasivas para poder atraer posibles compradores. Los bienes raices están afectados también por algunas normas del estado en donde habitamos, poseen impuestos de diferente índole que debemos abonar anualmente de acuerdo a la legislación vigente en cada zona. Los bienes raices poseen diferentes clasificaciones, ya que no es lo mismo una vivienda que un local comercial, por esto en el segundo caso, se puede utilizar el inmueble para producción de bienes o servicios, siempre y cuando esté registrado como un bien comercial. Para que un inmueble no ganancial sea clasificado como tal, debe cumplir con ciertas normas: ante todo debe ser un activo no corriente del tipo inmobiliario y debe generar ganancias pero de la renta y no de la producción.

El negocio de bienes raices

bienes-raices-mercadoComo ya lo hemos comentado anteriormente, los inmuebles se comercializan de distintas maneras, lo más común es que los individuos se decidan por una agencia inmobiliaria para su publicación y serán estas entidades las que determinen las estrategias a utilizar para promocionar la propiedad y, en efecto, venderla. Cada agente inmobiliario cobra una comisión por el valor total de la operación, y es por ello que vender se considera una acción “urgente”. Lo que debe hacer un verdadero agente inmobiliario para tener éxito en su negocio es ofrecer un servicio que nadie más pueda brindar.

Es decir, atención personalizada y novedosos métodos de promoción; la experiencia es también fundamental a la hora de captar clientes, cuanto más propiedades hayamos vendido, mayor será el número de interesados que vendrán a buscarnos. Debemos entender que en el negocio de bienes raices la mayoría de los clientes se acerca a un agente por referencias, es por ello que debemos siempre dejar una buena impresión; una vez que la transacción para la que fuimos contratados se haya consumado, debemos mantenernos en contacto con el cliente a través de postales, ramos de flores de agradecimiento o canastas de regalo. Esta acción es fundamental para fortalecer las relaciones que serán fructíferas en un futuro no muy lejano.